A tu propio ritmo

Explora nuestra extensa colección de cursos diseñados para ayudarte a dominar varios temas y habilidades. Ya seas un principiante o un aprendiz avanzado, aquí hay algo para todos.

Bootcamp

Aprende en vivo

Únete a nosotros en nuestros talleres gratuitos, webinars y otros eventos para aprender más sobre nuestros programas y comenzar tu camino para convertirte en desarrollador.

Próximos eventos en vivo

Catálogo de contenidos

Para los geeks autodidactas, este es nuestro extenso catálogo de contenido con todos los materiales y tutoriales que hemos desarrollado hasta el día de hoy.

Tiene sentido comenzar a aprender leyendo y viendo videos sobre los fundamentos y cómo funcionan las cosas.

Buscar en lecciones


IngresarEmpezar
← Regresar a lecciones
  • networks

Editar en Github

Qué es la seguridad web, sus amenazas y medidas de mitigación

Amenazas y vulnerabilidades de la seguridad web

Conceptos básicos de la seguridad web

Cambiar las contraseñas con frecuencia, bloquear los dispositivos y mantener el software actualizado son prácticas de seguridad habituales. Sin embargo, la seguridad de una aplicación puede ser a menudo un elemento ignorado y vulnerable.

Las aplicaciones web tienen una alta probabilidad de enfrentarse a amenazas desencadenadas por diversos factores: fallos del sistema debidos a una codificación incorrecta, servidores mal configurados y problemas de diseño de la aplicación.

Las vulnerabilidades en el código de una aplicación o en el sistema operativo pueden ser aprovechadas por los ciberdelincuentes para acceder a bases de datos, servidores y otros datos sensibles. Aprovechando la exposición de los datos sensibles, los hackers proceden a lanzar ataques de ransomware u otras formas de fraude en línea.

Teniendo en cuenta que el 43% de las violaciones de datos son causadas por las vulnerabilidades de las aplicaciones, adoptar las mejores prácticas y las herramientas adecuadas es fundamental para mitigar los riesgos y reforzar la seguridad de las aplicaciones web.

En esta guía, cubriremos qué es la seguridad de las aplicaciones web, cómo funciona y qué herramientas puedes utilizar para asegurar tu aplicación web.

¿Qué es la seguridad en aplicaciones web?

Como parte de la ciberseguridad, la seguridad en aplicaciones web se centra en salvaguardar los sitios web, las aplicaciones basadas en la web y los servicios en línea de una variedad de ataques maliciosos, garantizando su buen funcionamiento y rendimiento.

Amenazas y vulnerabilidades de la seguridad web

Las vulnerabilidades de las aplicaciones web permiten a los delincuentes obtener un control no autorizado del código fuente, manipular información privada o interrumpir el funcionamiento normal de la aplicación.

La organización internacional sin fines de lucro dedicada a la seguridad de las aplicaciones web OWASP ha revelado los 10 principales riesgos de seguridad de la capa de aplicaciones web. Veamos algunos de los ataques más comunes contra las aplicaciones web.

Inyección SQL

Este tipo de fallo permite a un atacante manipular las consultas a la base de datos de una aplicación inyectando código. En la mayoría de los ataques, los hackers pueden recuperar datos pertenecientes a otros usuarios o relacionados con la propia aplicación, como contraseñas, datos de tarjetas de crédito y cookies.

Cuando un ataque de inyección SQL sale mal, el atacante puede intentar un ataque de denegación de servicio o comprometer el servidor subyacente u otra infraestructura de back-end.

Secuencia de comandos en sitios cruzados (XSS)

Se trata de una técnica muy utilizada para ejecutar código, normalmente JavaScript, en el sitio web o la aplicación objetivo. Una secuencia de comandos en sitios cruzados exitosa otorga a los atacantes acceso a toda la aplicación.

Un ejemplo de ataque XSS es cuando un hacker explota la vulnerabilidad de un campo de entrada y lo utiliza para inyectar código malicioso en otro sitio web.

Los hackers tienen un control total sobre lo que ocurre una vez que sus objetivos hacen clic en el enlace infectado. La razón principal por la que el XSS se considera un fallo de seguridad de alto riesgo es que permite al atacante ver los datos almacenados en LocalStorage, SessionStorage o cookies en el sistema de destino. Por lo tanto, no se debe almacenar ningún dato personal en estos sistemas.

Falsificación de peticiones en sitios cruzados (CSRF)

Un ataque CSRF emplea técnicas de ingeniería social para convencer a un usuario de que modifique los datos de la aplicación, como el nombre de usuario o la contraseña. Un ataque CSRF requiere una aplicación que utilice cookies de sesión únicamente para identificar al usuario que realiza una solicitud. Estas cookies se utilizan entonces para rastrear o validar las solicitudes del usuario.

Dependiendo de la acción que el usuario es forzado a completar, el atacante puede robar dinero, cuentas o realizar otros ataques a la aplicación web.

Relleno de credenciales

Los hackers utilizan nombres de usuario, correos electrónicos y contraseñas de volcados de datos disponibles públicamente en la dark web para hacerse con las cuentas de los usuarios. Los datos ilegales pueden contener millones de combinaciones de nombres de usuario y contraseñas debido a años de violaciones de datos en numerosos sitios. Esto demuestra que incluso los datos antiguos pueden ser valiosos para los atacantes.

El robo de credenciales es muy peligroso, sobre todo en las finanzas. El relleno de credenciales financieras proporciona a los ciberdelincuentes un acceso claro a toda la información de tu cuenta bancaria y de tus transacciones, lo que les permite solicitar préstamos, utilizar tus tarjetas de crédito o realizar transferencias bancarias.

Creación de cuentas falsas

Normalmente, muchas empresas promueven la creación de cuentas para seguir el comportamiento de sus clientes y compartir las últimas ofertas. Esto hace que el registro rápido y sencillo sea un elemento importante, pero la seguridad puede pasarse por alto. Por lo tanto, puede ser tan fácil para los delincuentes crear cuentas falsas como cualquier otro cliente legítimo.

Los hackers pueden crear un número importante de cuentas de usuario que no están vinculadas a una persona real o que se hacen utilizando información personal robada. Estas cuentas falsas pueden utilizarse para encubrir prácticas de relleno de credenciales, aprovechar ofertas de clientes o autenticar tarjetas de crédito robadas.

Los ataques de creación de cuentas falsas son cada vez más difíciles de detectar y prevenir, ya que los hackers buscan constantemente nuevas formas de falsificar o robar identidades.

Desconfiguración de la seguridad

Otra vulnerabilidad de alto riesgo de las aplicaciones web es la desconfiguración de la seguridad, que permite a los atacantes tomar fácilmente el control de los sitios web. Los atacantes malintencionados pueden aprovecharse de una amplia gama de debilidades y errores de configuración, incluyendo páginas no utilizadas, vulnerabilidades no parcheadas, archivos y directorios no seguros y configuraciones por defecto.

Elementos como los servidores web y de aplicaciones, las bases de datos o los servicios de red pueden dejarte expuesto a violaciones de datos. Los hackers pueden manipular cualquier información privada y tomar el control de las cuentas de usuario y de administrador.

Fallo de autorización

Los visitantes de un sitio web o de una aplicación sólo pueden acceder a ciertas partes del mismo si tienen los permisos adecuados: esto se debe a los controles de acceso. Si, por ejemplo, gestionas un sitio web que permite a diferentes vendedores publicar sus productos, tienes que darles acceso para añadir nuevos productos y gestionar sus ventas.

Así, hay ciertas limitaciones para los clientes que no son vendedores que los hackers pueden explotar. Pueden encontrar formas de comprometer el control de acceso y liberar datos no autorizados como resultado de la modificación de los permisos de acceso de los usuarios y los archivos.

Inclusión de archivos locales (LFI)

LFI es una vulnerabilidad frecuentemente descubierta en aplicaciones web mal construidas. Permite a un atacante incluir o exponer archivos en un servidor.

Si la aplicación web ejecuta el archivo, puede exponer datos sensibles o incluso ejecutar código malicioso.

Medidas de seguridad en la web

¿Cómo funciona la seguridad en aplicaciones web?

Además de preservar la tecnología y las características utilizadas en el desarrollo de aplicaciones, la seguridad en aplicaciones web también establece un alto nivel de protección hacia los servidores y procesos. Además, protege los servicios web, como las API, contra las amenazas en línea.

El aspecto crítico de la seguridad en las aplicaciones web es garantizar que las aplicaciones funcionen de forma segura y sin problemas en todo momento. Para lograr este objetivo, se puede empezar con un testing de seguridad en profundidad.

El testing de seguridad implica descubrir y arreglar todas las vulnerabilidades antes de que los hackers lleguen a ellas. Por ello, es muy recomendable realizar el testing en aplicaciones web durante las etapas del SDLC (ciclo de vida del desarrollo de software), y no después de que la aplicación web haya sido lanzada.

A continuación, se presentan algunas medidas de seguridad eficaces que pueden ayudar a proteger tu aplicación web.

Realizar una auditoría de seguridad exhaustiva

Las auditorías de seguridad periódicas son un método excelente para garantizar que se siguen las mejores prácticas de seguridad en tu aplicación web y encontrar rápidamente cualquier fallo potencial en tus sistemas. Una auditoría de seguridad no sólo puede ayudarte a estar al tanto de las posibles vulnerabilidades, sino también a proteger tu negocio.

Para garantizar una perspectiva completa y objetiva en tu proceso de auditoría de seguridad, lo mejor es contratar a un profesional. Con su amplia experiencia y conocimientos, será un activo valioso para identificar y mitigar las vulnerabilidades que requieren la gestión de parches u otras correcciones. Tras completar una evaluación de seguridad, el siguiente paso es abordar todos los fallos descubiertos. Un buen enfoque es establecer prioridades basadas en el nivel de impacto de cada tipo de vulnerabilidad.

Asegúrate de realizar escaneos de vulnerabilidad y actualizaciones consistentes. Para hacer las cosas más eficientes, realiza tus pruebas de seguridad en aplicaciones web utilizando tus escáneres de vulnerabilidad para buscar los principales ataques de inyección como la inyección SQL, el cross-site scripting y los ataques DDoS en lugar de escanear todo tipo de vulnerabilidades. Además, no olvides asegurarte de que todos los servidores en los que se alojan tus aplicaciones web están actualizados con los últimos parches de seguridad.

Encriptar todos los datos

Cuando alguien utiliza tu aplicación web, puede revelar información sensible. Esta información no debe ser accesible a ninguna parte no autorizada. Por lo tanto, es fundamental garantizar que tu aplicación web proporcione cifrado de datos durante el tránsito y en reposo. Aquí es donde el cifrado SSL/TLS juega un papel vital.

Cuando utilizas el cifrado SSL/TLS, utilizas una versión más segura del protocolo HTTP, HTTPS, y proteges todas las comunicaciones con tus visitantes. Sin conexiones cifradas con SSL, tanto los sitios web como las aplicaciones tienen un cifrado débil que puede poner en peligro la gestión de la sesión y el sistema de seguridad general. Consulta la comparación entre HTTP y HTTPS y cómo puede beneficiar a tu sitio tener un SSL. Al implementar medidas de seguridad como el protocolo HTTPS, estás construyendo una mejor presencia en línea y mejorando el rendimiento SEO.

Supervisar la seguridad en aplicaciones web en tiempo real

Para asegurarte de que tu aplicación web está protegida las 24 horas del día, necesitas algo más que una auditoría de seguridad para identificar y corregir todas sus vulnerabilidades. Aquí es donde son necesarios los Firewalls de Aplicaciones Web (WAF).

Básicamente, un WAF gestiona todos los aspectos de la supervisión en tiempo real de los aspectos de seguridad de tu aplicación web, como la gestión de sesiones. Esto significa que bloquea los posibles ataques a la capa de aplicación en tiempo real, como los ataques DDoS, inyección SQL, XSS y ataques CSRF.

Aplicar prácticas de registro adecuadas

Es posible que los escáneres de aplicaciones web y los firewalls no sean capaces de detectar todos los fallos de seguridad desde el principio. Por lo tanto, uno de los enfoques a tomar es la práctica de un registro adecuado. Las herramientas de registro como Retrace, Logstash o Graylog pueden ayudar a recopilar información sobre los incidentes de error que se producen en tus aplicaciones web. Los registros ayudan a identificar el origen de una brecha y, potencialmente, al actor de la amenaza.